escenarios



Al este mi mano
tu mano al oeste
de ecuador mi cintura
por tu cuello meridianos

La Casa está lista
¿Bailamos?


                                                                                       
                                                                                                     A propósito de Gestalt                                                             

  ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Trans

Entre dos escenas brillantes de una coreografía pueden entreverse secuencias de transición, breves, opacas, sin adornos, de pasos imperceptibles e imprescindibles. 

La calidad de las transiciones entrevé su  técnica:   huesos, órganosemocióncognición y atención configuran el tránsito  y su aprendizaje. Trascender la técnica confiere libertad al movimiento  y  el movimiento en libertad hace posible  la Danza y su Belleza.



Para Fritz Perls (1) la belleza del ser humano se encontraba más allá del carácter. Entendía éste como  un sistema de respuestas fijas y  obsoletas que interfieren la función organísmica. El ser humano ideal, decía, es aquél que funciona a un nivel transpersonal, es decir, más allá de la persona, un nivel que confiere la capacidad, en sí misma, de percatarse




Ser por momentos espectador o espectadora de los propios juegos manipulativos,  inhibiendo su despliegue  y atendiendo a la experiencia;  un lugar donde quedarse, respirar; un tránsito austero, no indulgente, abierto al dolor. 



La práctica del percatarse puesta en relación, crea  una  escena en movimiento;  como dice Claudio Naranjo, introduce  lo transpersonal en lo interpersonal,  “un YO y un TÚ”  en palabras de J.S Simkin, en un espacio, aquí, y en un tiempo, ahora. Un Yo y un Tú en relación y un lugar  para observar, como lo llamó Perls, de  indiferencia creativa,   donde todo es posible porque Nada hay.  


(1) Perls, F: Sueños y Existencia. Terapia Gestáltica. Santiago de Chile 1974. Ed: Cuatro Vientos


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
                
Repertorio

               
 Del mismo modo que nuestra neurosis se gestó con miles de experiencias traumáticas, nuestra salud precisa,  quizás no de miles,  pero sí de cientos, de experiencias reparadoras.[1]


(…) crear condiciones para que las personas veamos  nuestra  vida como nuestra  propia creación y construir nuevos conceptos propios en el plano del comportamiento,  posibilitará la expansión de nuestro repertorio de conductas.[2]


 Imaginemos la vida como un gran escenario al que entramos y salimos diariamente desplegando  un buen número de  personajes. Somos magníficos actores y actrices de la cotidianidad,  capaces de sostener con más o menos fortuna un mismo guión durante el tiempo de vida.  Fidelizamos incontables representaciones, y requerimos  en mi opinión, de un gran talento que lo hace posible.  

¿Por qué no aprovechar entonces tanto talento y experiencia interpretativa en beneficio propio?   


Cada personalidad se caracteriza, en palabras de Claudio Naranjo, [3] por el predominio de una pasión. En nuestro lenguaje interpretativo, la pasión,  vendría a ser el guión sobre el que despliego todos mis personajes. Con este guión particular,  SOY  en escena  y con él ocupo mi  lugar en el mundo.  A cada pasión le corresponde una virtud, un guión alternativo con el que PUEDO SER en escena y ensayar  con él otras maneras de estar en el mundo.  


No podemos ser lo que no somos cuando levantamos el telón de la cotidianidad,   aunque si podemos aprender a ser mejores personas, a intuir aquello que nos acerca a la salud, interpretar-nos  más allá del personaje,  poner conciencia a la actuación, observar-nos en escena, jugar la posibilidad.   

Podemos poner nuestro talento interpretativo  al servicio de la salud,  personal e interpersonal.  Trabajar para interpretar  en beneficio propio, para,  poco a poco,  dirigir nuestros personajes, en lugar de ser dirigidos por ellos. Ir incluyendo  cambios en la interpretación cotidiana, un pequeño baile entre lo que ocurre y lo que decidimos, una suma  de pequeñas elecciones que hablen de diferencias en el personaje y quizás, con el tiempo, de un personaje diferente.




[1] Cámara, LF: Tesina. Terapia de patrones de relación disfuncionales. Jornadas de la AETG. Marzo 2011.
[2]  Zinker, J: El proceso creativo en la Terapia Gestáltica. México, Buenos Aires, Barcelona 1977. Paidós
[3] Naranjo, C: Cambiar la educación para cambiar el mundo. Vitoria 2007. Ed La Llave.