vervactum


Me gusta jugar con las palabras,
inventar nombres, modificarlos, acortarlos o alargarlos, combinarlos. 
Me gusta aprender, aprender palabras, tomarlas, soltarlas, regalarlas, olvidarlas.
Las palabras se visten, se desnudan, se engalanan o simplifican, son prosa o poesía, a veces ambas cosas.
Las palabras van, vienen, son topos y primavera, negativo y galería. Son imagen.
Las  palabras dibujan momentos,  titulan historias, tejen experiencia.
Entre vestidores, entrando o saliendo, las palabras, nombran la vida.

Y así, entre prendas,  piel y narrativa, encontré esta palabra,  vervactum barbecho, una tierra que durante un tiempo se ara pero no se siembra; una tierra que descansa durante varios ciclos estacionales para limpiarse de malezas, para   recuperar y almacenar materia orgánica;  disponerse para la siembra.   



 ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Trucador